10 consejos para ahorrar combustible en verano

Tradicionalmente, en verano suele subir el precio del combustible, por eso hemos decidido desde Global Homologaciones darte algunos consejillos para ahorrarte un dinero en tus viajes y poder gastártelo en las vacaciones.

1. Revisar periódicamente la presión de los neumáticos

¿Sabías que si tus neumáticos están a una presión de 0,5 bares por debajo de la presión recomendada consumirás un 2% más de lo normal en área urbana y un 4% más en interurbanas?

Así que, ya sabes… la próxima vez que vayas a la gasolinera a llenar el depósito aprovecha y mira también la presión de los neumáticos. Son solo 5 minutos de tu tiempo y tanto tu coche como tu cartera te lo agradecerán.

2. Evitar las aceleraciones bruscas y las fuertes frenadas

Porque vamos a demasiada velocidad en la vida… ¡pero nunca es bueno conduciendo!

Las velocidades superiores a las permitidas nunca son buenas para los neumáticos. En los cambios de color de semáforo a rojo nos va a obligar a frenar de forma brusca y con los verdes no deberíamos acelerar quemando rueda en el asfalto. No es bueno para los neumáticos, ni para el vehículo y se nota en el gasto de combustible.

En todo caso, es mejor llevar la marcha en tus trayectos con la mayor suavidad posible. ¡Las prisas no son buenas ni para tu seguridad ni para tu bolsillo!

3. El aire acondicionado

Sabemos que con 40 grados centígrados a la sombra y sobre todo cuando viajamos es casi imprescindible. Sin embargo, cuanto más baja llevemos la temperatura, más consumirá el vehículo y obligaremos al compresor del motor a hacer un sobresfuerzo.

Intenta que el coche no se caliente demasiado para no hacer un uso incorrecto del aire acondicionado. Para ello, te recomendamos que leas nuestro artículo con 7 consejos para mantener mi vehículo en perfectas condiciones este verano con algunos consejos para conseguirlo.

4. Ventanillas arriba

A quien no le gusta viajar o dar un paseo con el coche y sentir el aire en la cara, pero… ¿sabías que al llevar las ventanillas bajadas el vehículo tiene más resistencia al aire y, por lo tanto, consume más combustible?

Si viajas por carretera, a velocidades altas, el aire acondicionado siempre será una mejor opción… pero circulando en ciudad, en la medida de lo posible, es mejor llevar las ventanillas bajadas, ya que el aire acondicionado gasta más.

5. Sobrecarga

El coche no es tu trastero… Hay que hacer limpieza de vez en cuando, ya que llevar un peso innecesario se traduce un gasto más alto de combustible.

En vacaciones, como solemos llevar mucho más peso por los equipajes, tenemos que racionalizar y hacer una buena distribución de la carga. Nuestro consejo siempre será no llevar un exceso de equipaje, ya que afecta tanto a tu consumo como a la eficacia de los frenos y la duración de los neumáticos.

Si no tienes más remedio que llevar el vehículo muy cargado, te recomendamos comprobar la presión de los neumáticos e inflarlos un poquito más de lo indicado (…pero tampoco te pases).

6. Apaga el motor

Un coche gasta más cuando está en ralentí, incluso más que arrancándolo y apagándolo. Si vas a realizar una parada que va durar unos minutos, recomendamos que apagues el motor.

7. Velocidad estable

Conducir de forma fluida y uniforme nos ayuda a anticiparnos ante futuras situaciones conflictivas sin necesidad de dar frenazos ni actuar de forma brusca, evitando así forzar el motor y gastar más combustible.

En carretera (especialmente en autovía/autopista), si tu vehículo lo permite, te recomendamos que uses el control de crucero para mantener la velocidad siempre constante.

8. Marchas largas

No esperes a cambiar las marchas cuando el coche está muy revolucionado. Cuanto más revolucionado, más combustible necesita.

Te recomendamos cambiar a la marcha superior entre 2.000 y 2.500 rpm en un coche de gasolina y sobre las  1.500 rpm si es diésel.

9. Planificar con anterioridad los viajes

Saber el recorrido previamente evitará que nos perdamos durante el trayecto, dar alguna vuelta más de lo necesario y añadir un gasto innecesario de combustible.

Es importante a la hora de planificar el viaje no solo pensar el trayecto. También tenemos que pensar:

  • Las horas a las que vamos a viajar, así evitaremos inoportunos atascos. ¡Durante 10 minutos de atasco el consumo de combustible aumenta un 14%!
  • Las paradas que vayamos a realizar. Planificar tus paradas correctamente añadirá mayor seguridad en tus trayectos, ya que planificarás tus descansos; y además implicará menor distancia recorrida, ya que sabrás exactamente dónde están las estaciones de servicio y, por tanto, consumirás menos combustible buscándolas.

10. Revisiones

Los coches necesitan una serie de revisiones y de comprobaciones para ver que su funcionamiento es correcto.

Es fundamental pasar la ITV. Esta medida no es solo aplicable para el ahorro en el consumo de combustible, sino para garantizar tu propia seguridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.